martes, 24 de abril de 2007

Con una rosa...sabrás como te quiero

El día 23 de abril es el verdadero día de los enamorados en Catalunya. La tradición original lleva a regalar entre las parejas una rosa a la chica y un libro al chico, pero lo que tienen las tradiciones es que van evolucionando y ésta por suerte, se extiende no solo al amor de la pareja sino también a los familiares. Una auténtica suerte que sea así ya que de este modo no existen privilegios a la hora de recibir un regalo como símbolo de amor.

El día amaneció perfecto para la festividad. El sol sigue brillando igual que la semana pasada e invitaba a salir a pasear y a comprar libros, se notaba que era un día idóneo ya que parecía que toda Barcelona se hubiera echado a la calle.
Al levantarme una sorpresa: mis padres y yo íbamos a dedicar el día a esta festividad,como pasarlo juntos fuera lo único que importara.

La ciudad estaba preciosa y llena de vida, desde la Barceloneta hasta la zona alta, pasando por el centro. Los que tuvisteis la oportunidad de pasar el día por las calles lo habréis podido comprobar.
Entre todos los estans de libros llamaban la atención algunos más que otros por la cantidad de gente que se aglomeraba en ellos, se trataba de las paradas de los escritores mediáticos.

Ya en la plaza Universitat se encontraba uno de los que recoge a más curiosos, el de Andreu Buenafuente, que este año como viene siendo habitual en los últimos sant jordis ha publicado su libro titulado: “Como iba diciendo”.

Después de bastante rato de espera y debido a la insistencia de una fan del humorista como es mi madre, consiguió su firma con dedicatoria, dos besos y hasta una foto! Sin importarle que pensaría el resto de la gente de la cola, ella quería firma y foto y lo consiguió, tiene tanta suerte de no ser vergonzosa en absoluto!

Empezaba a ser una hora avanzada del mediodía y los estómagos empezaban a dar señales de alarma. Dicho y hecho, subimos al coche destino a la Barceloneta. No había mejor marco en un dia así que paella en el restaurante Agua, en el Paseo marítimo de la Barceloneta, especialistas en arroces, de lo mejor de la ciudad.

Después de una ligera sobremesa, durante la tarde vinieron más encuentros con escritores famosos con sus debidas firmas (entre ellas una bastante preciada para mi de Ildefonso Falcones en mi edición especial de La Catedral del Mar) y sobretodo muchas compras: El testamento Maya, El cuarto reich, El puente de los judíos...y así una larga lista. Creo que hasta dentro de unos meses no necesitaré hacerme con ninguno más y eso que me los ventilo rápido!

Sin darnos cuenta la tarde avanzaba, el sol ya no apretaba tanto y las aglomeraciones de gente iban descendiendo, empezaba a ser hora de recogerse, ya que una que no está e su mejor estado físico empezaba a resentirse.

A pesar de ello, y de no haber podido recorrer las calles a pie todo lo que me hubiera gustado, estoy contenta con el resultado y más hoy, día después de nuestra “excursión”,ya que temía por como podía encontrarme 24 horas después, pero ha sido más positivo de lo que esperaba. Espero que una experiencia como la de hoy me ayude a no perder los ánimos de hacer cosas y a intentar poco a poco ir superando mis limitaciones.
El esfuerzo se nota pero mereció la pena, la alegría disipó el dolor.

De camino a casa, aun nos dio tiempo de pasar por una pastelería a por un Pastís de Sant Jordi. Hay que decir que la tartita que nos comimos como postre también ayudo a paliar el cansancio físico!
Un día muy completo, también por algunas conversaciones que mantuve.

Espero que todas recibierais por lo menos una rosa, y no me refiero solo a la del enamorado, sino a la de cualquier persona que sepáis que va a estar siempre a vuestro lado, como puede ser la padres o hermanos. Ya pueden venir adversidades y problemas en la vida que esas rosas son las únicas que siempre van a estar presentes y hay que darles mucho valor.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Paraules molt maques, com sempre.
Llàstima que les roses es panseixin abans que els llibres, aquests son per tota la vida.

Si les institucions no es decideixen a instaurar Sant Jordi com a festiu, nosaltres agafem i el convertim en dia de festa.
Molts petons.

Irene dijo...

Mírala ella como nos radia su día!

Me alegro, como ya te dije, que lo pasaras tan bien y no encontraras tanta gente como yo.
Yo es que fui a la hora que todo el mundo sale de trabajar... en plan borregos xDDD

Y sobretodo me alegro que al día siguiente te encontraras bien, que llega un puente guapo y así podremos hacer más cosillas que no sólo salir de fiesta, no? =)

P.D.: Y eso de la conversación?? Que vas de...interesante? jajajaja

MUaaaaaaaaaaaaaacks cacho guapa!

Betty dijo...

No podia estar més d'acord amb les paraules del primer comentari... És un escrit expressiu, sentimental i que invita a fer moltíssimes coses perquè la intensitat que transmet t'arriba en llegir-lo. En la teva línia, superant-te cada dia en tots els sentits!

Me n'alegro que estiguis tan animada i que els efectes col.laterals de la diada no fossin molestos. Per cert, ja parlarem d'aquest pont (avui hem estat comentant de fer alguna coseta).

Molts BETxitux!